La fidelidad impuesta

manos

Es curioso como funciona la atracción entre los seres humanos. Una vez superado el impacto visual del primer momento no es siempre el más guapo el que más éxito tiene. Cuántas veces nos habremos sorprendido de ver como ese tipo feo y desgarbado, al que nunca le imaginaríamos con alguien de la mano, se convierte en el triunfador de la noche. Sabe que sólo a fuerza de tirar la caña acabará pescando en río revuelto y como buen pescador, resta importancia a la captura si consigue pasear el trofeo.

Leer más

Con la puerta en las narices

puerta

Seguro que ya ni se acuerda, pero hubo un tiempo antes de que los conserjes, y más tarde los videoporteros les extinguieran, en que era habitual que tras la puerta de casa nos encontrásemos con un vendedor. Trabajaban a puerta fría. Probando suerte con el pretexto de acudir a una cita nunca concertada, y que la mayoría de la veces acababa con las narices del vendedor peligrando por el portazo. Fea costumbre esa de no llamar para anunciar la visita en un intento de colocarle algo al ingenuo que abre la puerta, que ayer el presidente de la Generalidad de Cataluña nos devolvió a la memoria.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies